Sobre parones y reformas.

Como todos sabréis, hace unos meses (a finales de diciembre, para ser más exacto) comencé una historia llamada Mar de plata. Hielo. Bien, el caso es que pensaba que iba muy bien, tenía diseñada la historia casi entera en mi cabeza, ¡hasta tenía una libreta llena de apuntes sobre el año 1942!

Decidí pedir una lectocrítica en el FLGG. Allí, mi amiga Isu se pidió la crítica y pocos días después se puso a ello.
Entonces, ella se dio cuenta de algo que me había pasado completamente desapercibido. No me he fijado en el habla de los personajes a la hora de escribir, y es que se supone que están en el año 1942, hablaban muy distinto a como lo hacemos ahora, más... pompilloso, como dice Isu.

Así que voy a reescribir la novela desde el principio. Y voy a tardar, porque treinta páginas no se reescriben en un día. Voy a fijarme sobre todo en el habla y en la forma de actuar de los personajes, y me fijaré menos en dejar más bonitas las frases.

Quería aprovechar también para decir que actualmente, Mar de plata está parada. Quiero centrarme en La Manzana de la Discordia, novela que enviaré al JSiF este año y que en mi opinión está quedando bastante bien. He dejado claro desde que colgué la historia en el foro que MdpH no era un proyecto serio, ¿no?

1 comentarios:

  1. Sparda dijo...

    Cuando te das cuenta de que tienes que reescribir algo duele, fastidia, es como "ah, por qué he sido tan tonta?" pero cuando el cambio esté hecho, te lo agradecerás. Yo ahora mismo estoy pasando por las dudas de reescribir o no y me molesta bastante. Pero es lo que hay, lo hacemos para mejorar lo que tenemos :3

Publicar un comentario